Wednesday, 27 October 2021

Sitio de influencia tolteca PUBLICAN LIBRO SOBRE INVESTIGACIONES EN “EL CERRITO”

OlvidadodelDesti By OlvidadodelDesti | August 15, 2013 | Mexico

*** La obra da cuenta de la información obtenida en los últimos ocho años de estudios en ese sitio arqueológico de Querétaro, que floreció entre 900 y 1200 d.C. *** El Cerrito. Santuario prehispánico de Querétaro se presenta este viernes en el Museo Regional de esa entidad, a las 19:00 horas

Una mirada global y analítica del sitio arqueológico El Cerrito, localizado en el estado de Querétaro, basada en la información obtenida en los últimos ocho años, sobre sus principales estructuras, materiales constructivos, esculturas y ofrendas, es expuesta en un libro que se presentará este jueves 15 de agosto en el Museo Regional de esa entidad, a las 19:00 horas.


En el vestíbulo del recinto también se exhibirán, por primera vez, tres lápidas encontradas en la zona arqueológica en 2006, que datan de 900 a 1000 d.C., y que contienen los glifos dos ollin, ocho rehilete y diez cuautli, cuyos símbolos representan los días “movimiento”, “fiesta” y “sol”, respectivamente, y cuyos numerales se escribían con símbolos que aludían a chalchihuites o “piedras preciosas”.


El libro El Cerrito. Santuario prehispánico de Querétaro recoge los trabajos de investigación, conservación y análisis de materiales de ese sitio, realizados de 2005 a la fecha por los arqueólogos Daniel Valencia Cruz y Alicia Bocanegra Islas, investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y autores de la obra.


“Los glifos calendáricos, asociados a representaciones de señores y guerreros, les asignaban un nombre a cada uno por su fecha de nacimiento”, explicó Valencia Cruz. “Lo más importante es que estos personajes existieron, fueron gobernantes o guerreros que asistieron a El Cerrito a legitimar su linaje y poder dentro del mundo tolteca”.


Agregó que en la publicación se identifican las principales estructuras del centro ceremonial, como la pirámide principal, de 25 metros de altura y 83.50 por lado, la cual que descansa sobre una plataforma de nivelación de 113 metros por lado, así como la llamada Plaza de las Esculturas; en conjunto, ambos espacios suman 3,600 metros cuadrados de excavación arqueológica y consolidación de muros y pisos prehispánicos.


Asimismo, en la obra se analizan los hallazgos de ofrendas en unidades residenciales, los distintos tipos de cerámica encontrada (teotihuacana, tolteca, otomí),  además de objetos de piedra, principalmente puntas de proyectil hechas con obsidiana y sílex, entre otros materiales, abundó Daniel Valencia.


El arqueólogo responsable de la zona señaló que después de realizar excavaciones y trabajos de consolidación de las principales estructuras, se procedió al análisis de los materiales recuperados, entre ellos destaca el realizado a elementos  escultóricos de piedra, que fueron utilizados para decorar altares, basamentos y salas con columnas, entre otros elementos de la arquitectura monumental.


La función de la producción escultórica “fue dar a conocer, educar y reproducir el nuevo concepto del mundo, impuesto por los toltecas en los pueblos del Valle de Querétaro”, dijo el investigador.


Añadió que este análisis ha permitido identificar deidades como Itzpapálotl, diosa norteña-chichimeca de la tierra y diosa madre; Tláloc, Huehuetéotl y Tezcatlipoca, y esencialmente los atributos del omnipresente Quetzalcóatl, plasmados en gran cantidad de elementos escultóricos.


“Hacemos particular énfasis en el análisis de la escultura en piedra, de sus diversas técnicas, así como su funcionalidad dentro del espacio sagrado; la iconografía del sitio constituye el mejor ejemplo de los avanzados conocimientos en escritura, matemáticas, calendario y astronomía que tuvieron los antiguos habitantes de lo que hoy es Querétaro”, anotó el arqueólogo Daniel Valencia.


Descifrando El Cerrito


Ubicado en el municipio de Corregidora, el centro ceremonial El Cerrito fue el más importante asentamiento prehispánico, durante el apogeo de la cultura tolteca, en el Valle de Querétaro, en el periodo Posclásico Temprano (900-1200 d.C.). También fue ocupado por los chichimecas y otomíes en el Posclásico Tardío (1200-1521 d.C.), después de la Conquista española siguió siendo utilizado por estas etnias hasta 1632.


Publicado por la Dirección Estatal de Archivos del Gobierno del Estado de Querétaro, el libro ubica el sitio y el medio ambiente que lo rodea, con información geográfica, geológica, de flora y fauna. También se aborda la agricultura, que permitió el desarrollo de El Cerrito y otros asentamientos prehispánicos aledaños durante el primer milenio de nuestra era.


La obra incluye un recuento de las primeras investigaciones científicas realizadas por el INAH en la zona monumental, en 1998.


Escultura tolteca


Daniel Valencia señaló que un aspecto relevante de El Cerrito es el trabajo de los escultores del periodo de influencia tolteca, quienes emplearon como materia prima la toba volcánica, compuesta esencialmente de arenas de color ocre, gris y café, ceniza y piedra pómez, en texturas de finas a gruesas. Esta piedra, de peso muy ligero y poca dureza, permitió que fuera esculpida fácilmente.


Dijo que la escultura del centro ceremonial se puede dividir en: de bulto, de relieve y elementos arquitectónicos decorativos, como los coronamientos o almenas que se colocaban sobre los templos, palacios y bardas que rodean las plazas; “eran figuras de seis picos, de caracol cortado y de flechas cruzadas”.


Por lo general, dijo, en el acabado de las obras se utilizaron pigmentos en color rojo, amarillo ocre, azul, negro y blanco, que se aplicaron cubriendo áreas específicas, por ejemplo, el fondo de los relieves fue pintado de rojo, así como las plumas y glifos en azul, que aludían a la vida y el espacio divino, respectivamente.


Finalmente, explicó que los relieves se utilizaron para forrar columnas cuadradas, tableros de basamentos y para decorar pequeñas banquetas. En excavaciones se han encontrado diseños de perfiles humanos, posibles guerreros o sacerdotes, así como grabados de cráneo. También imágenes de aves, como colibríes y pericos, además de relieves simbólicos de pecheras y faldillas con forma de caracol, emblema principal de Quetzalcóatl en su advocación de Venus.


La Zona Arqueológica de El Cerrito se ubica en el municipio de Corregidora, a 7 kilómetros al suroeste de la ciudad de Querétaro. Abierta de martes a domingo de 9:00 a 15:00 horas. Entrada gratuita.



Related News

This website uses cookies to help us give you the best experience when you visit our website. By continuing to use this website, you consent to our use of these cookies. Read More Accept