Saturday, 31 July 2021

En la Asamblea de la ONU PROPONEN QUE LA CULTURA FORME PARTE DEL DESARROLLO

OlvidadodelDesti By OlvidadodelDesti | August 04, 2013 | Mexico

*** Participó Sergio Raúl Arroyo, director general del INAH, quien señaló que para hacer coincidir ambos aspectos es necesario un minucioso trabajo comunitario *** La reunión, celebrada en Nueva York, se enmarca en las negociaciones de la Agenda de Desarrollo posterior al año 2015


El pasado 12 de junio, el etnólogo Sergio Raúl Arroyo, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), participó en el Debate Temático “Cultura y Desarrollo”, celebrado en una de las mesas de trabajo de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la ciudad de Nueva York.


            La reunión forma parte una serie de actividades preparatorias en el marco de las negociaciones de la Agenda de Desarrollo posterior al año 2015, con el fin de dar continuidad a las acciones enmarcadas en los Objetivos del Desarrollo del Milenio.


            En el panel donde participó el director general del INAH, también intervinieron Homi K. Bhabha, profesor de la Universidad de Harvard; Alfons Martinell, profesor de la Universidad de Girona; Wang Linxu, vicepresidente de la Universidad de las Naciones de Beijing, y Halima Berdid, titular de la Fundación Qalifa para el desarrollo, entre otras personalidades.


            En su discurso, Arroyo hizo un recuento de los planteamientos conceptuales sobre la cultura y el desarrollo, haciendo una serie de propuestas sobre la manera de vincular esta dicotomía, y concluyó enumerando las acciones y proyectos concretos de la presente administración.


            Entre los principales retos para hacer coincidir los objetivos del desarrollo y el patrimonio cultural, dijo, está crear mecanismos que incluyan distintos escenarios sociales y un minucioso trabajo comunitario, como compromiso central de los gobiernos.


            También ubicó al patrimonio cultural como parte de la cooperación internacional, para alcanzar consensos y reforzar la normatividad que represente un contrapeso frente a tendencias que pongan en riesgo los bienes vinculados con el patrimonio cultural, por encima de intereses económicos de toda índole.


            En su amplia exposición, el titular del INAH se refirió a los distintos procesos que deben confluir para conservar y fortalecer el patrimonio cultural, como la educación, la solidaridad comunitaria y las políticas públicas, “reconociendo la aportación de los proyectos culturales en la economía y, particularmente, en la reducción de la pobreza”.


            Arroyo García también se refirió a las acciones culturales que se han implementado desde la administración presente, como una cultura solidaria con las regiones más afectadas por la pobreza y la violencia; la integración de una agenda digital al servicio de la educación; así como la atención a públicos específicos como los jóvenes y grupos indígenas.


            Otras acciones están encaminadas a implementar “organismos colegiados para calificar los proyectos relacionados con bienes arqueológicos, históricos y artísticos”, así como al fomento a la investigación académica en la materia.


            En el terreno de la inversión para la cultura, Sergio Raúl Arroyo destacó la incorporación de contenidos culturales para la educación básica y media, el reforzamiento de los programas culturales en los distintos medios de comunicación y las plataformas digitales, así como la generación de esquemas de coinversión entre el gobierno federal, los estados y la iniciativa privada.


            “En México, bajo un planteamiento prospectivo, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y los 12 organismos bajo su coordinación, entre los que se encuentran el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el Instituto Nacional de Bellas Artes, generan instrumentos para abordar, de modo efectivo, la relación entre desarrollo y patrimonio cultural”, puntualizó.


            Concluyó que para alcanzar los Objetivos del Desarrollo del Milenio —entre los que se incluye erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal y promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer—, debe desvanecerse la retórica proteccionista e instalar una perspectiva de patrimonio cultural abierto a la vida pública, como uno de los elementos activos de la educación, el medio ambiente y la crítica social.


            En la mayoría de las intervenciones vertidas en la reunión de la ONU hubo una clara coincidencia en que la cultura debe ocupar un aspecto central en las políticas de desarrollo del concierto internacional, tanto en las iniciativas multilaterales como en las estratégicas nacionales. También, los panelistas concluyeron que cualquier programa de mejora técnica o económica en las sociedades carecerá de profundidad si no se contemplan e integran las particularidades de las comunidades y sus expresiones históricas y artísticas.



Related News

This website uses cookies to help us give you the best experience when you visit our website. By continuing to use this website, you consent to our use of these cookies. Read More Accept